lunes, 20 de marzo de 2017

Flao (Horno)

Muy buenos días a tod@s desde tierras ibicencas!!!
Aquí estamos... saltándonos la operación bikini.... 😂😂😂😂, no sólo de verdura y comida sana se alimenta servidora, de vez en cuando el cuerpo pide una inyección urgente de azúcar en vena y cuando estoy generosa tengo por costumbre dar mi brazo a torcer 😜😜😜... luego ya vendrán los remordimientos.... cuando sea demasiado tarde claro está..... 😂😂😂, menos mal que mi personal trainer no se ha enterado que tengo un blog de cocina... sino..... mi vida correría un serio peligro...... 😂😂😂😂, si la comparo con la teniente O'neill.... os aseguro que ésta última es una angelito a su lado.... 😂😂😂😂, si leyera la entrada de hoy me pondría a hacer sentadillas enganchada a mi cuello hasta el infinito y más allá...... os lo puedo garantizar.... 😂😂😂😂... de momento voy capeándola como una torera... 😜😜😜, el día que se entere... posiblemente éste blog no volverá a ver la luz de una nueva entrada cargada de azúcar....😅😅😅

En el blog ya tengo la receta del flao ibicenco, hecha en una olla programable pero entiendo que si no la tienes y quieres hacer la receta y tienes un horno.... la querrás hacer para que te traiga viejos recuerdos si algún día estuviste por ésta maravillosa isla 😀, y si no tuviste la ocasión de hacernos una visita y te apetece conocer una parte de la repostería ibicenca.... ya estás tardando en encender el horno 😉

Los ingredientes de la receta están indicados para elaborarla en un molde de 20 centímetros de diámetro, si el vuestro es más grande tendréis que duplicar las cantidades de la receta original, tenedlo en cuenta 😃

Para los que no conozcáis el flao os diré que el sabor es similar a una tarta de queso con una base de masa quebrada con ligero sabor a hierbabuena y anís, en casa es uno de nuestros postres favoritos, cada vez que tenemos invitados en casa es uno de nuestros postres estrella, es raro que alguien venga a casa de Ana Q. y no haya probado el flao, algo muy gordo has debido de hacer antes.... 😂😂😂😉



viernes, 3 de marzo de 2017

Berenjenas a la parmesana (Horno, Receta fitness)

Seguimos con las recetas bajas en calorías, que no se diga que no cuido de mis lectores.... 😂😂😂😉, aunque en un principio las berenjenas a la parmesana no es un plato apto para dietas yo he tuneado la receta y la he adaptado a mi estilo personal para que podamos pecar libremente sin remordimiento de conciencia alguno, me niego a que la dieta sea aburrida y monótoma, no hay  nada peor que llegar a casa tras un día duro de trabajo y que tu cena ese día sea de todo menos apetecible..... ¿no os parece?

Trabajo duro y dieta aburrida son las claves del fracaso fulminante, por lo menos en casa de servidora 😜😜😜, no os podéis imaginar los esfuerzos que tengo que hacer para alegrar algunos menús de la semana..... 😁😁😁, y el turno le llegaron a las berenjenas a la parmesana... aligerar una receta bastante copiosa puede resultar difícil pero nunca... imposible 😉, lo principal es utilizar ingredientes naturales, prescindir de salsas precocinadas envasadas y sobre todo y lo más importante prescindir de la mayor cantidad de grasa añadida posible.

Y si... confirmo que es posible que una receta baja en calorías vaya acompañada de la mano por un sabor espectacular.... os aseguro que repetiréis receta una y otra vez, y vuestros kilos permanecerán a raya!!!! verdad.... verdadera 😉

Como recomendación personal os aconsejaría que tengáis preparada la salsa de tomate con antelación ya que os facilitará la elaboración de la receta, tenéis un enlace directo en la lista de ingredientes que os llevará a la receta que suelo preparar yo en casa, tengo por costumbre preparar cantidad y la suelo envasar al vacío para tenerla siempre disponible para recetas como la entrada de hoy, no os podéis imaginar lo bien que va abrir un bote de salsa de tomate en el momento para elaborar recetas y terminarlas en un tiempo récord, viene genial para pistos, boloñesas, canelones, ragús y un largo, largo, largo... etc.....


viernes, 3 de febrero de 2017

Conserva de salsa de tomate frito (Olla gm modelo E - Recetas fitness)

Hoy os traigo una receta clásica de nuestras abuelas, la conserva de tomate frito, adaptada a mi propia versión con la olla gm.
Recuerdo de pequeña ver a la abuela de mi amiga Lorena metida en faena durante una semana entera preparando las conservas de tomate frito del resto del año, tenían un pequeño almacén y había una estantería de varios pisos destinada única y exclusivamente a los botes que preparaba con tanto cariño, yo era tan pequeña que no entendía ese almacenamiento extremo y mucho menos daba importancia a ese pequeño tesoro que Patricia (así se llamaba la abuela de Lorena) preparaba año tras año, recuerdo siempre verla en los fogones cada vez que iba a jugar con Lorena, era increíble ver la vitalidad que tenía, era misión imposible verla descansando, siempre andaba entretenida y entre fogones.

Los años fueron pasando y la idea de las conservas desapareció de mi mente, con lo cómodo que era ir al super y cargar los botes ya preparados.... siempre lo diré... la ignorancia puede ser tan atrevida que nos muestra una realidad completamente ficticia....

La ventaja de ir cumpliendo años es que vas ampliando sabiduría, le das prioridad a la alimentación saludable y terminas elaborando tus propias conservas de tomate frito 😂😂😂, sobre todo cuando eres ama de casa y ves los aumentos de precio a los que te toca enfrentarte durante las épocas invernales, yo no sé vosotros pero aquí en la isla he llegado a pagar por un kilo de tomates 3 euros por kilo....., en verano se suelen pagar a 40 céntimos, así que harta de éste vapuleo al que nos tienen sometidos decidí almacenar durante el verano mis conservas de tomate frito y de ésta forma mi cesta de la compra no se resiente tanto durante el invierno 😃

La ventaja principal de ésta elaboración casera es que está libre de conservantes, colorantes y azúcares añadidos, tenemos todos los nutrientes que nos aporta el  tomate natural y la conserva nos da la posibilidad de añadirlo en cualquier receta fitness sin remordimiento de conciencia alguno, todo son ventajas... no diréis que no.... 😉